top of page
Search
  • drpinedacardio

Estudio encuentra beneficios limitados del uso del stent en personas con enfermedades cardíacas

Estudio ISCHEMIA demuestra que los medicamentos y un estilo de vida más saludable pueden ser igual de efectivos para pacientes con enfermedades coronarias estables.


Artículo publicado en Wall Street Journal, nov. 16 de 2019 , de Betsy McKey

Traducción por Santiago Pineda Sanabria

FILADELFIA – Un estudio revolucionario encuentra que los stents y el bypass coronarios no son más efectivos que los tratamientos intensivos con medicamentos, así como los planes de mejoramiento de calidad de vida para prevenir ataques cardíacos y morbilidad en millones de americanos.


Investigadores y médicos han debatido por años cuál es la mejor alternativa para tratar pacientes con arterias coronarias estrechas, pero que no poseen síntomas severos. El tratamiento estándar utilizado ha sido implantar stents, tubos compactos de alambres, que abren las arterias taponadas, o efectuar una operación de bypass redireccionando la sangre alrededor del bloqueo. Estos procedimientos son efectuados sin tener en cuenta los síntomas del paciente, o si presentan dolor en el pecho después de una actividad física moderada.


Este estudio es el más extenso hasta hoy, y está entre los más rigurosos en sugerir que mientras los stents y la cirugía de bypass puede ser procedimientos efectivos para salvar la vida de pacientes con infartos agudos del miocardio, no son necesariamente mejores que el uso de medicamentos para controlar el colesterol, acompañado de cambios en el estilo de vida y hábitos de salud asertivos para pacientes con enfermedades coronarias crónicas estables, que afectan a más de 9.4 millones de americanos (angina crónica estable).


“No prolongarán la expectativa de vida”, expresó Judith Hochman, jefe de departamento y decano asociado senior de ciencias clínicas en la Universidad Médica Grossman de Nueva York. Es importante también tener en cuenta que dichos estudios encontraron que los stents y la cirugía de bypass mencionados anteriormente, si funcionan mejor que tratamientos con medicamentos y cambio de estilo de vida, en el caso de pacientes con anginas o dolor de pecho recurrentes.


Los descubrimientos, publicados el sábado en la conferencia científica anual de la “American Heart Association”, deben ayudar a promover más conversaciones al respecto entre los pacientes y sus médicos sobre el tratamiento adecuado para su condición. La Dra. Hochman añadió “Las estatinas y aspirinas son críticamente importantes. Necesitamos entender mejor cómo fomentar a nuestros pacientes que modifiquen sus factores de riesgo. Los cambios en el estilo de vida son difíciles de hacer y mantener”.


Estos resultados se suman a una discusión controvertida entre cardiólogos intervencionistas, que efectúan procedimientos invasivos como stents y bypass, y los cardiólogos preventivos, que prescriben medicamentos para el colesterol y la presión, y recetan cambios dietarios acompañados del ejercicio.


Es posible cambiar muchas prácticas médicas, algunos cardiólogos sostienen – “ Este estudio demuestra lo importante de conservar la calma cuando se reporta un positivo en una prueba de estrés”, declara Jay Giri, cardiólogo intervencionista y director asociado del Centro de Investigación Evaluativo y de Calidad en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania. Además, declara que espera recibir menos pacientes con prueba de esfuerzo positiva, que presentan pocos síntomas o ninguno en absoluto.


Kirk Garratt, jefe de cardiología en el sistema de salud “ChristianaCare” en Willmington, Delaware, y expresidente de la Asociación para Intervención y Angiografías Coronarias, dijo que el estudio refuerza las prácticas actuales para pacientes estables, y demuestra los beneficios de los procedimientos para pacientes con constante dolor en el pecho. “Las personas no quieren limitarse por sus problemas coronarios”.


En el fondo, la conclusión es cómo prevenir ataques cardíacos y la muerte súbita. Los cardiólogos utilizan stents y cirugías de bypass para remover bloqueos en las arterias coronarias que reducen el flujo de la sangre al corazón, si bien, estos grandes bloqueos son preocupantes, no necesariamente causan ataques de corazón. Estos son causados principalmente por rupturas en pequeñas y blandas placas de ateroma, que no siempre son visibles en un cateterismo.


Los medicamentos han mejorado con los años, logrando reducir y eliminar estas peligrosas placas, aseguro Steven Nissen, jefe académico del Instituto Vascular y Cardíaco del Cleveland Clinic, “La razón por la cual la terapia médica está triunfando es debido a que trata la arteria completa, y esta es una enfermedad sistémica, no local”. Además, declaró que, “los resultados demuestran que no hay un beneficio suficiente para continuar con estos procedimientos invasivos en pacientes con síntomas estables, en contraste con pacientes con un infarto agudo”.


El estudio “Ischemia”, financiado por el gobierno a través del NIH, se realizó después de 2 estudios clínicos anteriores que encontraron resultados similares. Este estudio consolidaba 5,179 participantes de alto riesgo de 37 países, identificados con pruebas de esfuerzo como pacientes con alta o moderada isquemia, una enfermedad donde hay insuficiencia de flujo de sangre al músculo cardíaco. Aproximadamente tres cuartas partes de los participantes tuvieron un Angiotac de sus arterias coronarias, para cerciorarse que tuviesen una enfermedad coronaria obstructiva. Aquellos sin arterias estrechas o bloqueos en una arteria principal que abastecieran sangre a un musculo cardíaco, fueron excluidos.


Después, los participantes tuvieron un procedimiento de bypass o un stent, acompañado de terapia médica y de bienestar intensiva, o sencillamente tuvieron la terapia médica y de bienestar. Estas terapias incluyen; medicamentos para el colesterol y la presión; cambios en dieta; y la eliminación de productos de tabaco. Fueron utilizados en la estrategia invasiva los stents más modernos (stents medicados), que lentamente liberan sustancias en la luz de la arteria y así ayudan a disminuir el riesgo de que los bloqueos recurran.


Los investigadores monitorearon a los participantes para cualquiera de estas 5 eventos : muerte relacionada a un evento cardiovascular; infarto; resucitación hospitalaria; hospitalización por dolor en el pecho; u hospitalización por fallo cardíaco. Según la Dra. Hochman, no hubo una diferencia en el índice de ocurrencia de estos 5 eventos entre ambos grupos. El resultado fue el mismo cuando se comparó los resultados de dos eventos; ataque cardíaco y muerte relacionada con un evento cardiovascular.


Los resultados demostraron que hubo diferencias entre los grupos en ciertos puntos durante los primeros 4 años. Seis meses después de comenzar el tratamiento, el 5.3% de los pacientes con procedimientos invasivos sufrieron de un ataque al corazón o algún otro evento, mientras solo el 3.4% de los pacientes con terapia médica sufrieron dichas complicaciones, sugiriendo que los procedimientos invasivos tienen algunas complicaciones.


Cuatro años después de comenzar el estudio, el grupo con procedimientos invasivos tuvo un índice de incidentes cardíacos del 13.3%, y el grupo con terapia médica de 15.5%. La Dra Hochman aseguró que estas diferencias en los resultados se estudiarán más a fondo.


La mitad de los pacientes con procedimientos invasivos debido a frecuentes dolores en el pecho, estaban libres de molestias al año del tratamiento, comparado con el 20% de pacientes que reportaron una mejora después de la terapia médica y cambios de rutinas. Los estudios demostraron que los stents modernos, que administran drogas en dosis pequeñas, tienen un mayor beneficio.


En promedio, el porcentaje de eventos cardíacos y muertes derivadas de estas causas, fueron bajas para ambos grupos, aseguró la Dra. Hochman, y los investigadores están buscando nuevas fuentes de financiamiento para continuar sus estudios.


54 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page